Author`s name Timothy Bancroft-Hinchey

Ex-Guerrilheiro é Presidente de Uruguai

El ex-guerrillero, José Mujica, es el Presidente electo del Uruguay

Un artículo escrito para este periódico en oportunidad de comentar los resultados de las elecciones generales, el 25 de octubre, lo titulábamos “Elecciones sin sorpresas”. Un título similar podríamos aplicar a este balotaje, realizado un mes y cuatro días después, entre los dos candidatos más votados: José Mujica (74), de la coalición de centroizquierda, “Frente Amplio”, y Luis Alberto Lacalle (68) de la coalición de derecha “Blanca y Colorada”.

En los comicios del 25 de octubre, Mujica obtuvo el 48% de los votos omitidos y el Frente Amplio alcanzó la mayoría absoluta en ambas cámaras. Por su parte, Lacalle logró el 29% de los votos y el candidato colorado, Pedro Bordaberry, el 17%. Las investigaciones de los Institutos de Opinión, sin excepciones, en este período recocieron un claro apoyo para Mujica con una diferencia de 9 y 10 puntos porcentuales sobre Lacalle, guarismo que solo un “imprevisto catastrófico” podía cambiar.

Las encuestas a boca de urna difundieron, a las 20 y 30 de Uruguay, con pequeñas diferencias, los siguientes resultados:: Mujica, 52%; Lacalle, 45%, Sin esperar el conteo de los votos del Tribunal Electoral, los dos candidatos admitieron de inmediato estos guarismos. El pueblo frenteamplista se lanzó a la calle y desafiando la tempestad que se abatía sobre la ciudad, cubrió quilómetros de la rambla costanera para festejar y escuchar la palabra de la fórmula vencedora José Mujica-Danilo Astori. Pero los datos del escrutinio dejaron cortas las estimaciones de los especialistas: 53% para Mujica y 43% para Lacalle. El cuerpo electoral está integrado por dos millones quinientos mil votantes y el sufragio es sobligatorio..

Para este pequeño país, la presencia del ex guerrillero, José Mujica, en la Jefatura del Estado, llevado por una contundente voluntad popular, es un hecho histórico. Apareció en la escena nacional, entre los años 1968 y 1972, como uno de los dirigentes del Movimiento de Liberación Nacional, “Tupamaros”, una guerrilla urbana que procuró derribar por los armas a un gobierno que había establecido el “Estado de Emergencia”, para imponer a los trabajadores los acuerdos pactados con el Fondo Monetario Internacional en octubre de 1967, proponiéndose, al mismo tiempo, al alcanzar el poder, poner en marcha un programa anticapitalista.

En la misma época, buscando cambios radicales pero a través de un proceso de acumulación de fuerzas que se expresaran en las urnas, se había constituido el Frente Amplio, con la participación activa de los Partidos Comunista y Socialista y el liderazgo de un prestigioso militar, originario del Partido Colorado, el General Líber Seregni.

Eran dos estrategias diferentes. El intento Tupamaro fue derrotado en 1972 y su líderes encarcelados, entre ellos José Mujica que permaneció preso y como rehén de los militares (pronto para ser ejecutado como represalia ante actos de resistencia a la dictadura) durante 13 años. El 27 de junio de 1973, el Presidente Juan María Bordaberry –padre del candidato colorado Pedro Bordaberry- disolvió las cámaras con el apoyo de las Fuerzas Armadas y con éstas estableció una dictadura cívico-militar.

El régimen de fuerza –uno de los más sangrientos de América Latina junto con el de Pinochet, en Chile, y Videla en la Argentina, debió negociar su retirada, después de su derrota en el plebiscito de 1980, en el que procuró perpetuarse, reconquistando el pueblo las libertades y las instituciones políticas, el 1º de marzo de 1985. Una ley de amnistía puso en libertad a todos los presos políticos, entre ellos José Mujica.

El MLN Tupamaros, realizó en los cinco años siguientes un análisis de su pasado y solicitó en 1986 su ingreso al Frente Amplio, moderando su programa y pregonando un Frente Grande (Mujica fue su adalid Creó el Movimiento de Participación Popular (MPP), incorporando a otras organizaciones que habían participado en la acción directa y estaban dispuestas a proseguir la lucha por los canales parlamentarios. Su condición de pequeño agricultor, con una vida austera, y un lenguaje pleno de gracejo e imágenes populares, le permitió ir penetrando en sectores sociales que los medios manipulaban con “versiones” terroristas de los países socialistas, propagadas por el imperialismo norteamericano.,

Lo demás lo hizo la crisis económica y el estancamiento endémico del país que los partidos oligárquicos tradicionales –el Colorado y el Blanco- eran incapaces de resolver. En las elecciones del 2004 el Frente Amplio obtuvo la victoria con una mayoría absoluta en la primera vuelta y el Doctor Tabaré Vázquez asumió la Presidencia de la República, el 1º de marzo de 2005. El MPP resultó la primera fuerza del FA y Mujica fue designado Ministro de Ganadería y Agricultura, cargo que desempeñó hasta el 2008. En el Congreso del Frente Amplio fue proclamado candidato a la Presidencia y, no obstante, debió ir a una elección interna en la que se impuso a Danilo Astori.

Este breve recorrido de la vida política de José Mujica es solo una parte de las causas de su victoria de hoy. En el discurso dirigido a sus partidarios, hizo mención especial a los éxitos logrados por el gobierno presidido por Tabaré Vázquez. Y quizás tenga razón porque es la confianza de las grandes masas en la fuerza política que está en el gobierno –Vazquez cuenta con el respaldo del 60% de la población- la determinante, en última instancia, de su categórico triunfo sobre su experimentado contendor. Y es que el gobierno de Vázquez ha podido demostrar que es posible el crecimiento económico con distribución paralela del ingreso. Un conjunto de políticas sociales, armónicamente combinadas, en el campo salarial, hacia los sectores marginados, en la previsión social, en la salud pública, la educación y la cultura, constituyen una plataforma que Mujica se ha comprometido a profundizar.

El programa del MPP expresa: “Todos los planes, programas y proyectos sociales en todo el territorio nacional deben propender a la consolidación de UNA política social con características de UNIVERSALIDAD, CALIDAD, INTEGRALIDAD y REDISTRIBUCIÓN DE LA RIQUEZA.

A estos efectos, propone un “Ingreso Básico Familiar que garantice la satisfacción de las necesidades básicas del grupo familiar, prestando especial atención a los factores no económicos de la exclusión social”, e insiste que “hay que definir nuevos dispositivos de integración social teniendo en cuenta a los hogares como destinatarios de las políticas”.

La creación de la base económica de esta política corresponderá al Vicepresidente electo y ex Ministro de Economía, Contador Danilo Astori, a quien Mujica ha encargado la supervisión de toda el área económica, comprendido el Ministerio de Economía cuyo titular será el Economista Fernando Lorenzo. El objetivo es llevar la inversión de un 19% del Producto Bruto Interno actual a un 25%, premisa necesaria para lograr en cinco años un aumento del PIB del 30% y la creación de 200 mil nuevos puestos de trabajo.

Ruiz Pereyra Faget

Montevideo

URUGUAY