Author`s name Timothy Bancroft-Hinchey

Resfriar da economia?

¿ENFRIAR LA ECONOMÍA ?

"Enfriar la economía es bajar el consumo y cuando se baja el consumo hay menos trabajo y menos salarios para millones de argentinos que han vuelto a consumir".

Cristina Fernández, Presidente de Argentina, en Santiago del Estero – 27 de abril de 2008.

La estampida de los precios de los alimentos y del petróleo, está afectando como un “boomerang” a las propias economías exportadoras de esos alimentos y combustibles, entre ellas la latinoamericana.

El voluminoso ingreso de divisas, por ese concepto, ha sido un gran festín para un pequeño grupo que concentra la propiedad de la tierra y las empresas manufactureras que constituyen el eslabón final de la cadena agroexportadora.

¿Cómo contener el impacto interno de esos precios que llevan hambre a grandes sectores de la población?

La oligarquía y los bancos privados no quieren que se toquen las “leyes del mercado” que son las que les permiten llenar bien sus bolsillos. Su receta es: reduzcan la cantidad de dinero disponible por los consumidores y encarezcan el crédito. Al reducir la demanda, bajaran los precios. En la jerga de los economistas esto significa detener el crecimiento de las industrias que producen para el mercado interno o, en otras palabras, “enfriar la economía”, dejándole libre, para ellos, el mercado externo.

Por el otro lado, algunos gobiernos progresistas sostienen con razón, que no se puede contraer el mercado interno para que la oligarquía agroexportadora coloque toda la producción en el exterior, condenando a la penuria a la mayor parte de la población. Como los precios de los alimentos, son fijados por el mercado internacional, no bajarán en el mercado interno si los gobiernos no redistribuyen esas fabulosas ganancias, o prohiben expresamente sus exportaciones como ha hecho recientemente la India , con el arroz, y Argentina, anteriormente, con la carne vacuna.

Exceptuando a Cuba y Venezuela, en cuanto a la defensa del mercado interno, el gobierno argentino es el que está a la vanguardia de esta posición y ello lo ha llevado a un enfrentamiento feroz con la oligarquía que suspendió durante tres semanas el abastecimiento de alimentos al mercado interno, bloqueó carreteras y últimamente, prendió fuego a 80 mil hectáreas de pasturas en las islas del Delta del Rio Paraná y sur de la Provincia de Entre Ríos, todo porque el gobierno le realiza una quita a sus astronómicas ganancias para destinar esos fondos a la inversión y al consumo interno..

Los economistas neoliberales, que siguen a la Escuela de Chicago, cuyo “pope” fue Milton Friedman, que sostienen que la inflación es un fenómeno monetario, provocado por el exceso de dinero, atribuyen al Banco Central la función de regular esa cantidad de moneda aumentando o bajando la tasa preferencial de interés. Los partidarios de esta doctrina preconizan la independencia del Banco Central del gobierno, para frenar la tendencia de éste al “gasto” y le entregan a los banqueros, presuntamente neutros en materia política (¿), la tarea de vigilar la inflación. En Estados Unidos, este papel lo cumple el Banco de la Reserva Federal , criterio que adoptó el Presidente Lula al entregarle al banquero Meirelles, la conducción –desde el Banco Central- de la política monetaria.

Actualmente, en Brasil, el superávit de la balanza comercial se reduce vertiginosamente por el aumento de las importaciones, favorecidas por la gran apreciación que tiene el real y la amenaza del déficit y la pérdida de reservas en dólares es una eventualidad que aparece en el horizonte.

El Partido Comunista do Brasil, que apoya al gobierno, ha criticado severamente, en un editorial de su portal “Vermelho”, el nuevo aumento de la tasa preferencial (Selic) que ha resuelto el BC. Al respecto ha señalado: “A taxa básica de juros no Brasil voltou a crescer depois de quase três anos em que não era aumentada. Na última quarta feira (16/04), a reunião do Comitê de Política Monetária do Banco Central (Copom) decidiu elevar em 0,5% a taxa Selic. Este aumento serve, na prática, aos interesses do setor financeiro e dos especuladores, aumentando o custo da dívida interna em cerca de cinco bilhões de Reais e provocando um freio no início do atual processo de crescimento econômico vivido pelo país” [1] .

Más adelante, el mismo editorial señala: “Nesta ocasião, o presidente do PCdoB, Renato Rabelo, argumentou também, em artigos publicados pela imprensa, que o que está em jogo, na verdade, é a luta entre dois caminhos no plano econômico - ''o desenvolvimento robusto, com crédito acessível e distribuição de renda versus o crescimento econômico contido, sustentado por juros altos permanentes, em benefício dos rentistas e especuladores. Realidade que pressiona o governo do presidente Lula desde o seu início e que volta a se manifestar com força. Este recrudescimento se dá no debate sobre análises de indicadores e tendências no quadro econômico atual, mas não se limita a isto. Incide mesmo sobre os rumos que o país deverá seguir em futuro próximo, envolvendo e preparando as eleições de 2010, refletindo interesses contrários''.

Y sobre la presunta independencia del Banco Central, agrega: “Como conseqüência da decisão tomada, o Banco Central revela a falsidade de sua auto-proclamada independência: na verdade, ele não é independente mas está a serviço dos interesses do sistema financeiro, que é quem dá o tom e a linha de orientação da economia nacional”.

En Uruguay, el Ministro de Economía, Danilo Astori, ha reconocido que la política monetaria seguida hasta ahora, con el solo manejo de la tasa de interés, ha dado, hasta ahora, buenos resultados ya que la tasa de inflación ha sido menor a la de los países vecinos, pero en este momento es insuficiente porque la deuda parafiscal del Banco Central, para frenar la apreciación de la moneda local, mediante la compra de dólares, ha llegado al límite. Por ello, el 17 de abril anunció la congelación del 100% de los depósitos a la vista del Estado y del 25% y 35% de los depósitos a la vista en moneda nacional y extranjera, respectivamente, de los bancos privados, sin que obtengan remuneración [2] .

Es una medida drástica destinada a reducir abruptamente la circulación monetaria que afecta directamente a los recursos del Estado y del sistema financiero y cuya finalidad es contener el aumento interno de los precios y la apreciación de la moneda nacional, provocada por la depreciación del dólar. Como alternativa productiva y social, expuso un programa de 300 millones de dólares que se obtendrían -Ley de Rendición de Cuentas mediante-,la mitad, del mayor rendimiento de la recaudación impositiva y la otra mitad, del ahorro en el pago de intereses de la deuda pública externa.

Sinceramente, no creemos que estas políticas puedan frenar el aumento de los precios internos, si siguen creciendo en el exterior. Pensamos que la alternativa es crear, una canasta de productos básicos, con precios administrados, financiada por quienes están obteniendo ganancias siderales con las exportaciones y aumentar el volumen de las inversiones públicas que, en Uruguay, siguen bajando por la prioridad que concede el gobierno al pago de los compromisos financieros externos.

Ruiz Pereyra Faget


[1] www.vermelho.org.br/base.asp?texto=36184

[2] Conferencia del Ministro Astori en la Asociación de Dirigentes de Marketing. 24 de abril de 2008.