Uruguai: Tabaré Vazquez em atitude sem precedentes

Numa atitude sem precedentes, o Presidente de Uruguai, Tabaré Vazquez, se dirigiu à nação explicando sua forma de gerir o país. Durante três horas se explicou aos cidadãos, analisando o trabalho de cada ministério, por órdem alfabética.

El Presidente Tabaré Vazquez informó a la ciudadanía

En una actitud que no tiene precedentes en el Uruguay, el Presidente Tabaré Vázquez ofreció, en un acto público, con asistencia multitudinaria, un informe de su gestión de gobierno durante los dos años transcurridos. El informe se extendió por casi tres horas, adoptando como método de exposición, la gestión de cada uno de los ministerios, siguiendo un orden alfabético. Los datos expuestos fueron recogidos de la Memoria Anual 2006, elevada por el Poder Ejecutivo al Parlamento.

Opinamos que el método empleado no fue el mejor porque para la mayoría del público no aparecían especialmente destacados los ejes estratégicos de la gestión de gobierno, predominando la cantidad de trabajo de sus distintas esferas, -que fue intensa- sobre una adecuada jerarquización de las políticas aplicadas que no tienen, naturalmente, igual importancia.

No obstante, para precisar este aspecto, tomaremos las definiciones en los temas que consideramos fundamentales: derechos humanos, economía, y política exterior. Para un gobierno progresista, áreas como el Plan de Emergencia, ocupación, vivienda, educación y salud, están estrechamente vinculados a la política económica que ha trazado el gobierno. Por ello, es tan importante el tema de la deuda externa e interna.

Derechos humanos

“¿Qué hicimos” (sobre derechos humanos), se preguntó Vázquez. “Iniciamos una investigación lo más exhaustiva posible sobre lo ocurrido con los ciudadanos uruguayos desaparecidos. Como jefe supremo de las Fuerzas Armadas, ordené a los comandantes en jefe de las Fuerzas Armadas recabar la información en su poder. Mediante convenio con la Universidad de la República encomendamos a un grupo de historiadores la recopilación de toda la información disponible hasta la fecha sobre la materia, incluyendo los archivos de los ministerios del Interior, de Relaciones Exteriores, Defensa y de la Comisión para la Paz. Como resultado de ese minucioso trabajo el equipo de investigadores elaboró un informe muy detallado que la presidencia ha dispuesto publicar y espero que en abril pueda ser presentado públicamente”. “Pero además –agregó el Presidente- reiteramos el compromiso de este gobierno de que si surgiera nueva información sobre eventuales lugares de enterramientos clandestinos se reemprenderá la búsqueda implementando las acciones que fueran del caso”.

Política económica

En materia económica, el Presidente Tabaré Vázquez defendió el cumplimiento de los compromisos de deuda contraídos con la Banca Multilaterial y los prestamistas privados, que actualmente representan el 70% del Producto Bruto Interno y exigen al Estado un superávit primario del 4% del PIB. “Dijimos en primer lugar, desarrollo y culminación de la negociación con los organismos financieros multilaterales, concluyendo con la formulación de nuevos programas con dichos organismos para el período que se inicia. Vamos a cumplir con los compromisos contraídos por el país, pero también vamos a cumplir con el país y con los uruguayos y sobre todo con los que más lo necesitan”, señaló.

Por nuestra parte, consideramos muy difícil conciliar ambos opuestos. El peso de la deuda externa y de la deuda interna de los productores son los problemas fundamentales que impiden poner en marcha del “Proyecto de País Productivo”, objetivo económico del programa de gobierno del Frente Amplio-Encuentro Progresista”. La vulnerabilidad financiera del país es destacada por los organismos financieros internacionales como el principal desafío que tiene el país, en el campo económico y ello está vinculado al cumplimiento de esos compromisos..

Para reducir este riesgo, Vázquez expuso las medidas adoptadas por el gobierno:

“1) reducir el peso de la deuda con relación al PBI que permitió retomar el manejo sustentable de las cuentas públicas”, pasando esta relación del 100%, en el 2005, al 70% actual, con el objetivo de que llegue a un 60% o 50%, al finalizar el mandato en el 2010.

“2) reperfilar la estructura de vencimientos para superar el ahogo financiero que heredamos, y lo hicimos, y cancelamos la deuda pública con el FMI. Esta cancelación de la deuda con los organismos multilaterales de crédito, ascendió a 2942 millones de dólares, “esfuerzo que han realizado ustedes”, expresó el Primer Mandatario.

“3) contribuir a la desdolarización de la economía, diversificando las monedas de colocación de títulos y procurando incrementar la incidencia de la deuda en moneda local y unidades indexadas”.

Nosotros acotamos. Ésta es una parte de la dolarización; la otra son los depósitos bancarios en dólares –y su colocación a la vista o en cajas de ahorro- que son una expresión de desconfianza hacia la moneda nacional y, en consecuencia, prontos para ser sacados al menor rumor de crisis..

El Presidente destacó que el crecimiento de la economía ha superado todas las metas preestablecidas. “Tanto en 2005 como en 2006, se cumplieron y se sobrepasaron las metas de crecimiento, además de PBI, fijadas en el entorno del 6%. Información disponible al 31 de diciembre del año pasado permite estimar un crecimiento anual del PBI en el entorno del 6,5%”.

Política Exterior

La posición adoptada por el Presidente Vázquez en política exterior es, quizás el punto más saliente de su informe, si consideramos las vacilaciones del gobierno en cuanto a una definición estratégica, por dos tendencias opuestas dentro del gobierno, una, encabezada por el Ministro de Economía, Danilo Astori, que impulsa una alianza económica y política con Estados Unidos, y la otra, por el titular de la cancillería, Reinaldo Gargano, partidario del MERCOSUR y de la integración latinoamericana.

Al respecto, el pronunciamiento del Presidente fue, a primera vista, categórico: “Compromiso con el Mercosur como desarrollo estratégico. Uruguay es uno de los socios del Mercosur, Uruguay es Mercosur, pero es uno de los socios que más cumple las resoluciones del mismo. La media es 68,5% de cumplimiento, y Uruguay sobrepasa el 70% de cumplimiento de las obligaciones del Mercosur. Igualmente comprometidos con el Mercosur seguramente, están todos los socios, pero más comprometidos que nosotros ninguno. Ello nos da autoridad para plantear en las distintas instancias del sistema la necesidad de ampliarlo y mejorarlo. Hay que mejorarlo, no estamos inventando nada. Queremos más y mejor Mercosur, lo hemos dicho hasta el cansancio. Hemos impulsado el ingreso de Venezuela, de Bolivia y de México al Mercosur, hemos planteado propuestas para abatir las asimetrías existentes entre sus socios. ¿Y? Como concebimos al Mercosur como algo más que un tratado comercial hemos planteado iniciativas también en el tema de seguridad energética, de infraestructura, de conectividad, de cooperación científica y complementariedad, de intercambio cultural, porque los procesos de integración sirven si repercuten positivamente en la vida cotidiana de los pueblos, en la vida cotidiana de nuestra gente”.

Y más adelante dijo a una sorprendida multitud (y seguramente a sectores de la oposición que apoyan la línea Astori): “A nivel de la Comunidad Sudamericana de Naciones propusimos la creación y presidimos la Comisión de Propuesta Estratégica de Integración Sudamericana cuyas conclusiones fueron aprobadas en la reciente reunión de jefes de Estado de esa comunidad en Cochabamba, en diciembre de 2006. Es que el proceso de integración, el concepto de integración regional viene desde la noche de los tiempos, desde las raíces más profundas de la historia uruguaya. Fue él, Artigas (señalando con el brazo extendido el monumento del Prócer), el que primero habló de los procesos de integración de los pueblos de America”, rematando; “Este es un gobierno popular, democrático, antioligárquico y antiimperialista, le decimos que no a cualquier forma de imperialismo”.

Esta afirmación de principios frenteamplistas, la agregó a la encendida defensa de la recepción que le ofrecerá a George W. Bush, el 9 de marzo y cuyos términos fueron los siguientes: “Y voy a hablar de esta visita, hoy vamos a hablar de todo, lo vamos a hacer para que no se diga que no hay comunicación del gobierno con la ciudadanía. Recibiré al presidente de EEUU como he recibido a todos los presidentes y jefes de Estado de los países con los cuales Uruguay mantiene relaciones diplomáticas y como soy recibido cuando visito a otro país, no como persona sino como representante de todos ustedes, al presidente de Uruguay, están recibiendo a todos los uruguayos y como soy recibido cuando visito oficialmente países con los cuales Uruguay mantiene relaciones diplomáticas. Recibiré al presidente de los EEUU como presidente de la República Oriental del Uruguay, una nación, cuyos fundamentos no son ajenos a los principios republicanos de George Washington, y a los de democracia agraria de Thomas Jefferson y de igualdad de razas que postulara Abraham Lincoln, un país el nuestro cuya gesta se identifica con los principios de democracia consagrada en la Constitución de EEUU de 1787 y en la Declaración de Derechos de 1791. ¿Que después hubo encuentros y desencuentros entre ambos países?, claro que sí. ¿Entre qué países no los ha habido? ¿Acaso nosotros no los hemos tenido y no los tenemos? Que existen diferencias entre los gobiernos de EEUU y Uruguay, pero por supuesto ¿y qué? Este es un gobierno popular, democrático, antioligárquico y antiimperialista, le decimos que no a cualquier forma de imperialismo, a cualquiera, pero lo cortés no quita lo valiente. Porque tenemos otras cosas en las que coincidimos; son diferencias, no rivalidades. La rivalidad es otra cosa y no necesariamente se expresa a gritos”.

Como se observa fue un “movimiento elástico de cintura política” que pretende agradar a todos. Somos antioligárquicos y antiimperialistas. Tenemos diferencias con Estados Unidos pero también tenemos coincidencias. ¿Cuáles nos preguntamos?

Muchos frenteamplistas temen lo que saldrá de la reunión Vázquez-Bush en el Departamento de Colonia, en la estancia presidencial, aislados de cualquier presión del pueblo.

El 1º de setiembre de 2006, un editorial del Miami Herald, con el sugestivo título “Uruguay, socio estragético”, siguiendo la línea de un discurso de la Secretaria de Estado, Condoleezza Rice, en el Consejo de las Américas, pocos meses antes, decía lo siguiente: “URUGUAY, país que por mucho tiempo ha sido descuidado y que ha quedado a la sombra de sus gigantes vecinos BRASIL y ARGENTINA, ha desempeñado tradicionalmente un importante rol internacional proyectando un liderazgo global que superaba enormemente su relativo tamaño…”

“Afortunadamente, con la elección del Presidente TABARE VÁZQUEZ en el 2004, esa tradición de liderazgo uruguayo continúa y se expande. El Presidente VÁZQUEZ, médico, líder político y ex – alcalde de MONTEVIDEO, se encontraba supuestamente a la vanguardia (según los alarmistas) de la ola izquierdista que estaba azotando el continente. Sin embargo desde que ganara las elecciones por una mayoría absoluta, el presidente ha establecido un curso de liderazgo fuerte y razonable en mejorar la economía del país y en involucrarse en la comunidad global”.

Si EEUU es sensible y está dispuesto a responder a las señales que MONTEVIDEO está enviando activamente, URUGUAY podría ser clave para una mejora en las relaciones con AMÉRICA DEL SUR, creando una nueva dinámica en las relaciones comerciales hemisféricas y forjando lazos basados en verdaderos intereses mutuos. Nuestras relaciones ya son fuertes”.

El Presidente Lula, de Brasil, acaba de realizar un esfuerzo para evitar que Uruguay se adhiera a los designios del imperialismo norteamericano en su expresión históricamente más brutal. Y el 9 de julio, a pocos quilómetros de la estancia Anchorena, Río de la Plata mediante, y coincidiendo con la entrevista reservada Vázquez-Bush, el Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Hugo Chávez, defenderá en Buenos Aires, ante una multitud reunida en un estadio de fútbol, el proyecto cubano-venezolano integracionista antiimperialista denominado Alternativa Bolivariana para América (ALBA), radicalmente opuesto a cualquier alianza económica y política con Estados Unidos.

Alguna razón tendrá.

Ruiz Pereyra Faget

Author`s name Timothy Bancroft-Hinchey