Pravda.ru

Mundo

A Geração Perdida de crianças na Europa oriental

20.07.2009
 
Pages: 12
A Geração Perdida de crianças na Europa oriental

En Europa oriental crece una "generación perdida" de niñas y niños vulnerables al crimen y a la explotación, abandonados por sus padres que debieron emigrar al exterior buscando empleo, alertan activistas.

Cientos de miles de niños en toda la región viven con otros familiares, amigos o instituciones desde que uno o ambos padres debieron marchar fuera de su país en busca de trabajo.


Expertos en migraciones señalan que el fenómeno no sólo tiene un impacto psicológico devastador en muchos de esos pequeños hoy, sino que además causará en el futuro graves problemas para las sociedades en sus respectivos países.


"Estos niños son una generación perdida", dijo Jemini Pandya, portavoz de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM). "Luchan en la escuela, y algunos renuncian, quedando vulnerables ante el crimen y a la explotación".

 
"Esto está creando un grave problema social para el futuro. Quedar rezagados cuando sus padres emigran tiene un duro efecto psicológico en ellos", añadió.


Organizaciones locales e internacionales en Europa estiman que hay cientos de miles, posiblemente más de un millón de niños y niñas en estas condiciones.


Hay pocas cifras oficiales, pues muchos han quedado bajo el cuidado de familiares o amigos que no informan a las autoridades de la nueva situación. Pero, en otros casos, los pequeños terminan en orfanatos.


Grupos que trabajan por la infancia señalaron que el mayor número de menores en estas condiciones se encuentran en los países más pobres de Europa oriental: Ucrania, Bulgaria, Moldavia y Rumania.


La Fundación Soros en Rumania indicó que ese país tiene 350.000 niñas y niños abandonados. El gobierno rumano sólo recientemente comenzó a recolectar datos sobre emigración, pero estima que unos tres millones de sus habitantes han dejado el país por razones laborales.


Ha habido reportes de niños de 12 años que se suicidaron luego de ser abandonados por sus padres. Trabajadores sociales dicen que otros sufren severa depresión.


"Si todavía está uno de sus padres con ellos, la situación no es tan mala, pero si ambos se van, entonces por lo general son afectados", explicó a IPS Denisa Ionescu, de la Fundación Soros, que lidera varios proyectos dirigidos a la infancia.


"Algunos pueden tener malas calificaciones y problemas en la escuela. Pero varía de caso en caso. Si no tienen con quién hablar pueden caer en problemas de delincuencia y drogas. Esos niños ahora están clasificados como un grupo ‘vulnerable’ por el gobierno", indicó.


La semana pasada, Rumania aprobó nuevas leyes con multas de más de 2.500 euros –casi dos tercios del salario anual promedio de ese país­ para los padres que no dejen a sus hijos con familiares. Las multas pueden aplicarse incluso si los padres no informan a las oficinas de bienestar social que pretenden viajar al exterior al menos 40 días antes.


El país más pobre de Europa sufre una situación similar: "Moldavia y sus hijos han sido muy afectados por la ‘sangría de padres’", dijo a IPS la portavoz del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) en esa nación, Lina Botnura.


Cifras de esa agencia de la Organización de las Naciones Unidas indican que 20 por ciento de los niños y niñas en Moldavia tienen un padre en el exterior, y 10 por ciento a ambos. Mientras, datos del gobierno señalan que 340.000 moldavos trabajan en otro país. En algunas comunidades pequeñas, casi todos los padres se han ido, y sus hijos han quedado con sus abuelos.


La oleada emigratoria se debe a la situación económica: el salario promedio anual es de 1.800 euros, y diversos estudios señalan que alrededor de 25 por ciento de la población vive debajo de la línea de pobreza.


Las remesas de los moldavos en el exterior a sus familias ascendieron a más de 1.600 millones de dólares en 2008, según datos oficiales. Expertos en infancia reconocen que este dinero ha ayudado mucho a los niños y niñas afectados por la pobreza, pero alertan el efecto psicológico negativo.


"Hay impactos psicológicos sobre esos niños. Tienen una riqueza material extra, pero obviamente extrañan no tener a sus padres con ellos como parte de una vida familiar", dijo a IPS John Budd, portavoz de Unicef.


Mientras, un millón de polacos han emigrado al exterior en busca de trabajo desde que ese país se integró a la Unión Europea en 2004.


Estudios comisionados por el Ombudsman (defensor del pueblo) para la Protección de la Infancia en Polonia concluyeron que hay entre 12.000 y 15.000 hijos de emigrantes en orfanatos. Pero organizaciones dedicadas a las migraciones señalan que hay muchos más que han quedado con familiares, y estiman que unos 150.000 niños y niñas tienen al menos a un padre en el exterior.


Los activistas alertan que el fenómeno, además de afectar a los menores hoy, causará graves problemas sociales dentro de 20 años.


"Hay serios costos a largo plazo, y quedan signos de interrogación sobre cómo estos niños estarán en 10 o 15 años", dijo a IPS Krystyna Iglicka, experta en migraciones del Centro para las Relaciones Internacionales en Varsovia. "Para entonces será un problema de toda la sociedad polaca".

Pages: 12

Loading. Please wait...

Fotos popular