Pravda.ru

Mundo

Caso Posada Carriles: Entrevista com José Pertierra

15.04.2007
 
Pages: 12345

Eso es curioso. Santiago Alvarez fue el patrocinador financiero de Posada Carriles, el hombre que le costeaba los viajes y que le mandaba dinero. Este es un individuo que ha sido encausado y condenado por tener un armamento ilegal en una casa en el Sur de la Florida.

Está preso ahora por eso pero no ha sido encausado por tratar de ingresar ilegalmente Posada a los Estados Unidos. Lo que estás planteando está cierto. Están encausando a Posada por fraude inmigratorio, alegando que él vino en el Santrina, con Santiago Alvarez y Mitat.

Entonces, ¿porqué no encausar a Santiago Alvarez o a Osvaldo Mitat por haberlo traído a Estados Unidos? La ley prohíbe que una persona ayude a otra entrar ilegalmente al país. Eso es un delito serio, es una felonía. Pero si quien tú ayudas no es un simple indocumentado que viene a Estados Unidos a estar con su familia o que viene cultivar alcachofa en California, sino que él que tú ayudas es un terrorista, las sanciones son aun más severas, y Alvarez podría estar preso por décadas.

Pero para llevar a cabo ese juicio tendrían que acusar a Posada de ser terrorista. Estoy seguro de que, si en vez de llamarse Luis Posada Carriles, el individuo se llamara Mohamed, Santiago Alvarez se estuviera enfrentando ahora mismo con unos cargos legales mucho más serios que los que enfrenta.

También me llama la atención este armamento tremendo que tenía Santiago Alvarez en el sur de la Florida -ametralladoras, aparatos para disparar cohetes, granadas-. ¿Por qué nadie pregunta qué pretendían hacer ellos con todas estas armas? ¿Había una operación terrorista que estaban planeando en Estados Unidos? ¿Contra Estados Unidos, Cuba, Venezuela? Yo no sé, pero creo que es algo que se debería investigar y la prensa debería preguntar a las autoridades norteamericanas si ellos han hecho investigación acerca de esto.

Me parece demasiada coincidencia que Posada llegó a Estados Unidos en un momento en que la persona que lo trae tiene un arsenal enorme escondido en un almacén de Miami. Miami es la ciudad donde acaban de encausar a una serie de individuos de terroristas, porque pretendían supuestamente volar un edificio en Chicago, y estos individuos no tenían ni siquiera una pistola de mentira. No tenían una sola arma, una sola bala, y los han acusado de terroristas.

Pero aquí tenemos un individuo que tiene un largo historial de terrorismo, que es ayudado por otros individuos, amigos y cómplices también involucrados en terrorismo, y que nadie pregunte qué acciones terroristas ellos iban a llevar a cabo.

P: Es evidente, con todos estos acontecimientos en Miami, la impunidad con que operan los terroristas en Miami, mientras que los Cinco Cubanos anti-terroristas se encuentran encarcelados injustamente en prisiones de los Estados Unidos por más de ocho años, efectivamente secuestrados por el gobierno de Washington por haber luchado contra el terrorismo de Miami.

El caso de los Cinco es uno de los casos más tristes en la historia de la jurisprudencia norteamericana. Los Cinco no vinieron a Estados Unidos como dijo el fiscal en tres diferentes ocasiones durante el proceso judicial, "a destruir los Estados Unidos". No hay ninguna evidencia que muestra eso.

Todo lo contrario. La evidencia se muestra que estos individuos vinieron a este país a penetrar organizaciones de origen cubano que operaban desde territorio norteamericano para llevar a cabo acciones terroristas contra la isla de Cuba.

Los Cinco tuvieron que venir a Estados Unidos, porque el gobierno estadounidense, en vez de investigar, arrestar y procesar a los terroristas que habían llevado a cabo acciones bélicas contra civiles cubanos por décadas, en vez de hacer eso, EEUU organizó a los terroristas, los entrenó, los alentó, y los amparó durante todas esas décadas.

Entonces, ante esa situación y para defender a su población civil -una población civil que había sufrido más de 3,000 asesinatos desde que comenzó la Revolución cubana en el año 1959-, Cuba envió a estos individuos para obtener información, no del gobierno norteamericano, no de documentos clasificados del gobierno norteamericana, sino de las organizaciones terroristas en Miami, que llevaban a cabo esta ola de actos terroristas.

Curiosamente, cuando adquiere mucha de esa información necesaria, Cuba le envía un mensajero al Presidente Clinton con información adquirido por estos cinco luchadores contra el terror y le entregó una carta escrita de puño y letra por el Presidente Fidel Castro. Se le entregó al Presidente Clinton a través de un mensajero muy curioso, Gabriel García Márquez, Premio Nobel de Literatura.

García Márquez cuenta como él se sentía con esta carta en la mano, porque no quería salir del hotel Washington. No quería salir por miedo de que alguien le robara la carta. García Márquez le entregó la carta al ayudante de Clinton, Max McCarty, quien le comenta al escritor colombiano lo siguiente: Estados Unidos y Cuba tienen un enemigo en común, y ese enemigo es el terrorismo, y pudieran luchar juntos contra el terrorismo.

Es el mensaje que lleva García Márquez a Cuba de regreso. Entonces el gobierno estadounidense manda a un equipo del FBI para hablar con Cuba sobre la evidencia que había compilado la Isla acerca de las organizaciones terroristas y los terroristas.

Pages: 12345

Fotos popular