Pravda.ru

Mundo

Cuba sem calma depois da tempestade

19.09.2008
 
Pages: 123

Dicen que las desgracias nunca vienen solas y en este caso se ha confirmado el aforismo. Cuando en Cuba nos preparábamos para la llegada del huracán Ike, el diario Granma nos daba la inesperada noticia de la muerte en accidente de tráfico de los hermanos Abel y Celia Hart Santamaría. Hijos de dos reconocidos revolucionarios cubanos, su padre, Armando, fue uno de los más significativos dirigentes de la lucha clandestina y posteriormente, durante muchos años, Ministro de Cultura para actualmente ejercer como un intelectual de reconocido prestigio y divulgador incansable del pensamiento de José Martí. Su madre Haydee, aquella mujer valerosa que participó en el asalto al Cuartel Moncada y guerrillera en la Sierra Maestra, la inolvidable Haydee de Casa de Las Américas. Celia Hart Santamaría fue a su vez fiel a su tradición y en los últimos años sus reflexiones y escritos, ampliamente divulgados en numerosos espacios internacionales, eran un punto de referencia para muchas personas progresistas del mundo. Apasionada, polémica y directa, su voz crítica y comprometida nos ayudaba a entender los cambios y las transformaciones en la Isla, en el continente y en el mundo.

Celia dedicó sentidas y emocionadas palabras a la reciente desaparición física de Eva Forest, seguramente las mismas que ella misma se merece. Ahora habrá que imaginarlas a ambas sumidas en un apasionado debate allá donde estén…

Gara-Rebelión

Noticia relacionada

Cuentas bancarias desde todo el mundo para enviar ayuda a Cuba
(14-09-2008)

 

Nota editorial

Cuba foi devastada pelo furacão Ike. Apanhada na rede do bloqueio criminoso desumano e cruel imposto por Washington, Cuba precisa de ajuda para uma reconstrução massiva, pois das suas mil milhas de território, 90% foram devastadas pela fúria da natureza. Apresentamos contas bancárias, apelando à solidariedade internacional, das pessoas humanas que há neste mundo.

 

Timothy BANCROFT-HINCHEY

Director e Chefe de Redacção

Versão portuguesa

PRAVDA.Ru

 

Joseba Macías y José Miguel Arrugaeta

Pages: 123