Pravda.ru

Sociedade » Cultura

Quito: Lançamento de Nunca estuve Sola

02.10.2007
 
Pages: 12
Quito: Lançamento de Nunca estuve Sola

 ALTERCOM

Este martes, en la capital ecuatoriana, se lanzará el libro «Nunca estuve sola» de la histórica combatiente y diputada salvadoreña Nidia Díaz, dirigente del FMLN, publicado por Ediciones La Tierra. El acto se realizará en la sede de la Universidad Andina Simón Bolívar, en la Av. Toledo, a las 18h30, con la presencia de la autora.

El conmovedor testimonio de Nidia Díaz penetra al lector en la bestial guerra librada por la oligarquía con el apoyo estadounidense contra el pueblo salvadoreño. La autora rebela con dramatismo pero con altivez su propio sacrificio por la liberación de la patria, sus prisiones, la tortura, las masacres impunes...

La entrada es libre.

Altercom saluda la presencia de Nidia en Quito y reproduce, a continuación, el capítulo 37 de NUNCA ESTUVE SOLA.

__________________________________

NUNCA ESTUVE SOLA

37

Hoy hacía 10 años, en 1975, salimos a las calles más de 50,000 estudiantes y trabajadores. Luchábamos, como ahora, contra las medidas represivas del gobierno. En aquel entonces habían violado la autonomía al allanar los recintos del Centro Universitario de Occidente, donde los estudiantes se preparaban para realizar un desfile bufo con ocasión de las fiestas de Santa Ana.

El entusiasmo de la juventud era grande. Cuando existe al necesidad de denunciar un régimen como el del coronel Molina, cualquier medio y momento es oportuno.

Los desfiles bufos son formas de expresión crítica contra el gobierno, las distintas manifestaciones del abuso de poder y de la corrupción.

El régimen había anunciado que si salíamos a las calles, nos atuviéramos a las consecuencias. Por la indignación era tal que, pese a las amenazas, nos volcamos alas calles en abierto desafío. Era el momento de luchar por nuestros derechos.

No habíamos organizado en tres bloques.

La primera Brigada de Infantería de la Guardia Nacional había montado todo un operativo. Al avanzar, las tanquetas comenzaron a chocar contra el primer bloque de estudiantes de secundaria, aplastando a muchos de ellos. El pánico era grane.

Era un pueblo desarmado que se enfrentaba a granes medios sofisticados.

¿Cuántas veces se repetirían estas masacres? En 1974, los levantamientos campesinos de La Cayetana, San Francisco, Tres Calles y Chinamequita fueron reprimidos salvajemente. Se había iniciado un proceso institucional de fascistización. El 28 de febrero de 1977, el pueblo se tomó la Plaza Libertad, grandes sectores estaban en huelga y se preparaba un paro general. El pueblo luchaba para que se respetara su voluntad, pues había llevado al triunfo electoral a los candidatos de la Unión Nacional Opositora (UNO). Pero el regimen impuso, con el fraude más descarado de la historia, al militar Humberto Romero.

La bayoneta y la sangre lo impusieron, decretando inmediatamente un estado de sitio que duró hasta octubre de 1979. El estado de sitio se volvió a implantar en 1980 y duraba hasta la fecha. Esa matanza no fue tan fácil. La respuesta de los sectores más avanzados del pueblo se hizo sentir. Con una mínima preparación y condiciones, hubo combates populares durante todo el día en San Salvador.

A estas agresiones represivas siguieron otras en 1979 y 1980, años en los cuales se inició el genocidio abierto contra el pueblo. El pueblo fue masacrado abiertamente el 22 de enero de 1980 y durante el entierro de Monseñor Romero en marzo del mismo año. Después siguió la carnicería de El Mozote, en diciembre de 1981, la cual dejó mil muertos, ya en un marco de generalización de la guerra, cuando el genocidio era el eje central de la represión. A partir de 1980, la democracia cristiana, aquella con la cual las fuerzas democráticas y progresistas se habían aliado en la UNO, por la que nuestro pueblo había luchado para que combatiera la represión, era la que ahora lo reprimía con Duarte a la cabeza. Hubo otras matanzas en los años subsiguientes: Sumpul, Calabozo,Copapayo y tantas otras, y las que seguramente vendrán mientras no alcancemos nuestra liberación.

He visto correr tanta sangre a mi lado. Me ha chispead muchas sangre de seres queridos caídos a la par mía. Con todos ellos y por ellos estamos haciendo esta historia.

El 30 de julio de 1975, el bloque en le cual iba quedo atrapado en el puente del Seguro Social. Los efectivos comenzaron a lanzar gases lacrimógenos y a ametrallar. Volví a sentir la misma impresión que en las jornadas de ANDES en 1971. Las balas saltaban por todos lados. A par mía cayó un dirigente estudiantil, Carlos Fonseca, estudiante de sociología. La Asociación de Estudiantes de Sociología recogió su nombre. Era todo un tumulto. Muchos morían.

Otros quedaban herios por las balas y las navajas que portaban los escuadrones de la muerte infiltrados entre nosotros. Otros logramos salir del cerco. Con otros compañeros, me replegué a un estacionamiento. Entre ellos, andaba Salvador Guerra, quien ahora es comandante del FMLN.

Pages: 12

Loading. Please wait...

Fotos popular