Pravda.ru

Notícias » Mundo


Colômbia: Massacre de Segóvia

18.11.2013 | Fonte de informações:

Pravda.ru

 
Colômbia: Massacre de Segóvia. 19229.jpeg

Colômbia: Massacre de Segóvia

Recordando la masacre de Segovia... hace 25 años - Un relato de la ex alcaldesa de Segovia Rita Ivonne Tobón.

 

43 seres humanos fueron asesinados por el Terrorismo de Estado el 11 de noviembre de 1988. ¿Su crimen? Haber votado por la Unión Patriótica. El bipartidismo liberal-conservador vio un peligro en la nueva alternativa y no toleró que creciera. Esto hay que recordarlo al tratar el Punto 2 de la Agenda de Paz en La Habana entre FARC-Gobierno de Santos.

 

Lo de Segovia no fue un hecho aislado. La masacre que se cometió contra su pueblo, que dejó 43 muertos, y decenas de heridos aquel 11 de noviembre de 1988, hace 25 años, hacia parte de la ola de exterminio contra la Unión Patriótica que había logrado un importante resultado electoral en 1986.

Apenas seis meses después de haber nacido, el joven movimiento obtenía 420.000 votos con la candidatura de Jaime Pardo Leal a la presidencia de la República, el 4,3%, cinco senadores y nueves representantes a la Cámara.

Y en las primeras elecciones populares de alcaldes, la UP lograría 43 mandatarios entre propios y aliados. Una de las alcaldías más importantes fue la ganada el 26 de marzo de 1988 por la candidata de Segovia, Rita Ivonne Tobón.

Segovia el primer municipio minero de oro del país, junto con Remedios en el noroeste antioqueño. En Remedios también obtendría la alcaldía un dirigente de la UP en aquellos comicios y asesinado poco después de su posesión.

Cuando se presenta la masacre de Segovia, la UP conocía su exterminio que comenzó con el magnicidio de sus primeros parlamentarios, Leonardo Posada y Pedro Nel Jiménez, el 30 de agosto y el 1 de septiembre de 1986.

Pero ya habían caído decenas de militantes de la UP en todo el país sin que el Estado hiciera algo pronto y eficaz contra la barbarie.

Reproducimos en este día de conmemoración de una masacre que aun continúa en la impunidad, pese a que su autor intelectual, César Pérez García haya sido condenado a 30 años de cárcel, las declaraciones que diera la ex alcaldesa Tobón a los magistrados de la Corte Suprema de Justicia, unos meses antes del fallo contra Pérez y que han quedado como las más contundentes revelaciones de este crimen de lesa humanidad.

Ella lleva 22 años en el exilio y el 10 de agosto de 2010 fue contactada por un magistrado delegado ante la Corte a quien le narró, entré lágrimas, una estremecedora declaración sobre los hechos de Segovia.

Una campaña llena de atentados

"La primera elección donde participó la Unión Patriótica fue en marzo de 1986. Los partidos tradicionales sintieron temor, porque en las zonas suburbanas y rurales muchos campesinos votaron por los candidatos de la Unión Patriótica. Este riesgo para esos partidos se consolida en la primera elección de alcaldes en marzo de 1988 [...]. Durante la campaña hubo atentados contra mi vida. Justo después de las elecciones donde fui electa, las amenazas se vuelven atroces. Me dan 72 horas para abandonar el país, sino me asesinan. Me dan 48 horas y el temor y la zozobra eran constantes [...]. Desde el primer día viví hostigamientos del Ejército, la Policía, el MRN (Muerte a Revolucionarios del Nordeste), que se hacían llamar realistas, que decían que debían recuperar a sangre y fuego el nordeste de Antioquia.

Cuando me posesioné invité a los comandantes para presentarme y ponernos de acuerdo en nuestras funciones para el bienestar de Segovia. Nunca tuve respuesta. Luego empezó el acoso y hostigamiento. Lo hacía Farouk Yanine Díaz (general del Ejército) y Gil Colorado. Farouk iba en helicóptero desde Bucaramanga a Segovia para insultarme, humillarme y amenazarme y a tratarme de guerrillera. Al principio lo hacía privadamente y después públicamente delante del todo el pueblo. "Hey, Rita Tobón, ¿todavía estás viva? Me extraña", así me decía.

El Partido Liberal nos hizo sentir su miedo con la creación del MRN, que comenzó a amenazar a la población civil en el parque. Amanecieron panfletos que decían que habían creado eso para recuperar la zona. Trataban al pueblo de guerrilleros comunistas. Nosotros denunciamos penalmente las amenazas. Eran con nombre propio, Rita Tobón, Jael Cano, Aurelio Viana y en otros eran colectivos. Pudimos constatar que el papel con esas amenazas tenía bajo relieve con las siglas de la empresa Frontino Gold Mines. Luego supimos que fue allí donde se imprimieron y que habían sido los militares.

Para todo el mundo era claro y era una certeza que toda esta orientación venía de César Pérez. Remedios, Segovia, Zaragoza y El Bate siempre fueron gobernados por el Partido Liberal de Antioquia. César Pérez estableció su poder allí y el mayor número de votación salía del nordeste antioqueño. Para esa época él era el que decía qué gobernador o alcalde ponía en el pueblo de Segovia, Remedios, Zaragoza o el Bagre y muy reciente también en Vegachí.

Las amenazas del MRN ya habían comenzado. Comenzamos a hacer más atentos a la visita de gente de la región y nos dimos cuenta que había camperos que llegaban a la base militar y gente que no eran de la región [...]. Yo había llegado a la conclusión de que para Segovia se estaba preparando una masacre. Solicitamos protección a César Gaviria, que era ministro de gobierno, al Procurador General, al gobernador de Antioquia, al comandante de la Policía de Antioquia, a todas las autoridades. No he podido compartir esto durante todos estos años de exilio.

El día de la masacre me encontraba en la alcaldía. Ese día necesitaba ir a unas instalaciones del municipio que se encontraban media cuadra más abajo y quería hacerlo personalmente. Eran las 8:00 a. m. del 11 de noviembre de 1988. Me extrañó que no hubiera presencia de los militares. Pregunté que si había militares y nadie los vio. Me sobrecogí. Era parte del modus operandi de cada masacre de la gente de la Unión Patriótica. Pasé por un lado del comando de Policía y quedé petrificada: estaban sentados los policías en pantalón, despeinados, desarreglados, con botellas de aguardiente a esa hora. Eso lo vio toda la gente.

También me extrañó que los escoltas que me asignó la policía no se hubieran hecho presentes. El día que alguien le retira la escolta era el día que lo asesinaban. Regresé al palacio municipal y envié un telegrama al comandante de Policía de Antioquia, diciéndole el estado en el que estaban los policías y que el comandante de la estación se negaba a hablar conmigo. A eso de las 10:30 a. m. llega un joven del pueblo que quería hablar conmigo. Me dice que estaba en el aeropuerto esperando a un amigo y me dijo que vio gente que se bajó de una avioneta y no pasó por el retén militar. Que de la avioneta se bajó un hombre que no hizo fila y la gente lo vio. Se dirigió a un portillo que estaba guardado por dos militares. Tenía un portafolio, lo abre, muestra algo y lo hacen pasar y lo llevan a un campero que no era de la región.

Una vez terminada la jornada laboral me dirijo después de muchos meses a mi casa, porque tenía algo pendiente y necesitaba ir. Con todo el miedo por lo que estaba pasando les dije a mis escoltas [privados] que salieran primero y mucha gente se fue a poner en las esquinas a poner cuidado y a informarnos por radios de la alcaldía si había gente extraña.

Esa noche la calle hervía de gente. Me fui con el jefe de mis escoltas en dirección a mi casa. No habíamos alcanzado a llegar a la calle real cuando inmediatamente yo vi tres camperos que avanzaban lentamente en sentido contrario al establecido por el tránsito en Segovia. Me llamó la atención. Les hice señas a todos los que estaban en las esquinas para que miraran a los que estaban adentro de los camperos. Cada uno de los camperos tenía ocho o diez personas. Había uno que tenía carpa.

Cuando vi esos camperos le dije a mi escolta Luis Carlos que nos iban a matar. Me quité los tacones, saqué mi pistola de dotación oficial y le dije a los de los radios corran y escóndanse que yo me voy con Luis Carlos. Esta gente de los camperos nos va a matar. Salí corriendo. Vi que esa gente estaba tan armada que nosotros con tres pistolitas eran juguetes. Logramos escondernos y empezamos a escuchar la balacera en el parque principal. Pudimos ver cómo dos carros dieron la vuelta. Uno de los camperos fue a la calle La Reina y los otros dieron la vuelta al parque.

Comienza la balacera. Podíamos distinguir qué tipo de arma disparaba porque teníamos ese conocimiento. Escuchamos granadas que explotaron en el parque principal. Cuando no hubo más disparos, vimos cómo los tres camperos sabían por la calle Real y salieron por la calle Bolívar, que da a la salida del pueblo. En medio de la balacera, llamé al comando de la policía y le pregunté al comandante qué estaba pasando. Él me preguntaba que dónde me encontraba. A mí me dio miedo. Sentí ese sentido de sobrevivencia y a pesar del terror, le dije que estaba en la alcaldía. Él me dijo que no podía hablar más y cortó. Lo vuelvo a llamar y le dije qué pasaba. Me dijo que nos estaban atacando y los estaba repeliendo.

No hay palabras por lo que vimos

Cuando las balas y las granadas cesaron, una vez que los carros pasaron, le dije a Luis Carlos, mi escolta, que bajáramos. Yo estaba descalza. Entré al palacio municipal. Me puse un pantalón y unos botines y salimos a enfrenarnos con la realidad. No tengo palabras por lo que vimos y vivimos. Había ciudadanos asesinados en el kiosco del pueblo. Había asesinados sentados. Niños y niñas, mujeres en unos de los andenes del palacio municipal. En el bar Johnny Key habían levantado a granadas y destrozando a la gente. Habían otro quedaron vivos, pero se habían quedado en las rejas. Había muertos con disparos en la frente y los techos. Había un declive entre Johnny Key y el palacio municipal, y la sangre corría mares [?llanto?]. A pesar de tantos años, el dolor sigue intacto, porque justicia no se ha hecho.

La única manera de tornar la página es que se sancionen a los culpables tanto intelectuales como a los materiales. Lo que yo viví... a pesar de veinte años no tengo palabras porque yo traté por todos los medios de que no pasara, pero a nadie le importó. Todos participaron, lo unos por acción, los otros porque dieron la orden y los otros por omisión. Tuve tiempo de subir a la Alcaldía y llamar a Medellín y el servicio del teléfono estaba cortado. No había nadie en las calles, además de los muertos y mis escoltas. Yo tomé fotografías. Tuve sangre fría porque decía que esa masacre no podía quedar impune.

Cuando los militares aparecieron en el parque principal no había más de diez. Estaban el mayor Báez, Valencia, Vivas y otros que no se identificaron. Ellos miraron todo y no preguntaron nada. Me dijeron "Ay alcaldesa, duro ¿ah?", con esa risita burlona.

A partir de ahí las amenazas fueron más graves, a tal punto que a partir de ese momento no pude volver a salir ni a la puerta del palacio municipal. A mí se me redujo a vivir en una prisión donde nadie me condenó. Donde me obligaron a vivir para salvaguardar mi vida.

En 1989, cuando tuvimos que abandonar Colombia, mi hijo había perdido hasta el habla. Usted no se imagina cuántos años necesitamos para recuperarnos. Usted no sabe cómo quedó mi hijo. [...] Pasábamos toda la noche contando y levantando cadáveres.

Jesús Baquero, alias 'Vladimir', me mandó una carta donde me decía que lo habían manipulado, aparte de contar que la idea inicial de la masacre era de César Pérez y da cuenta de cómo se preparó el mecanismo. "Allí me habían contratado para hacer otros trabajos y esta vez Henry Pérez y los comandantes del Ejército me habían contratado para asesinar la cúpula de la Unión Patriótica", [contó "Vladimir"].

Me quedé un año y veinte días después de la masacre. No se me permitió cumplir con el periodo. A mí se me obligó a abandonar mi país. Comenzaron a asesinar a amigos míos. A mi hermano Alberto Tobón Areiza, en agosto del 89. Luego amenazaron con asesinar a mis niños. La última amenaza es a finales de noviembre del 89. Llegó una persona a mi oficina y me dijo que era del DAS de Bogotá. "Hace 24 horas ofrecieron veinte millones por usted y si usted no se va del país hay gente que está dispuesta a tomarse el palacio municipal".

[...] La intimidación era muy fuerte y teníamos miedo de lo que César Pérez pudiera hacernos después. Para ese entonces jugaba el rol del gran señor y mucha gente se negó a creer que él tuviera algo que ver. Una cara era la que tenía cuando llegaba al nordeste y otra cuando estaba en la Asamblea departamental y en las esferas políticas [...]. En diciembre de 1998 tuve que abandonar el país por las amenazas de los liberales y paramilitares".


-- 

Outra Colômbia é possível...!!

 

 

 
15354
Loading. Please wait...

Fotos popular