Pravda.ru

Mundo

Tribunal Dignidade, Soberania e Paz contra a Guerra

25.06.2007
 
Pages: 12
Tribunal Dignidade, Soberania e Paz contra a Guerra

DETENER LA GUERRA IMPERIAL CONTRA IRAN: DEBER HUMANO


Tribunal Dignidad, Soberanía y Paz Contra la Guerra *

25 de junio de 2007

El mundo asiste entre el horror, la impotencia y la ira, a los preparativos para una nueva guerra de incalculables consecuencias, inclusive, que pondría en peligro la paz mundial y la misma supervivencia de la especie humana. Otra vez, Estados Unidos de Norteamérica y sus aliados estructuran una coalición anti iraní para asegurarse el apoyo internacional previo a la invasión militar que iniciaría una nueva aventura bélica, contra otro Estado tercermundista: Irán.

Prácticamente la guerra ha empezado.

Estados Unidos ha desplegado sus tropas en extensos territorios de los países limítrofes con Irán y ha montado sofisticadas y modernas bases militares con instalaciones de poderosas infraestructuras bélicas que están en constante entrenamiento para iniciar la posible invasión.

A más de los preparativos bélicos, el gobierno de Bush presiona a sus aliados y otros países de Europa, América Latina, Asia y África para que las Naciones Unidas, mediante resolución, impongan mayores y más fuertes sanciones económicas a Irán.

Los analistas internacionales de centros académicos de investigación y de influyentes medios de comunicación social, coinciden en señalar que Estados Unidos utiliza los mismos métodos y estrategias que ya probó antes de agredir a Irak.

Los escenarios son coincidentes al desarrollar campañas mediáticas a nivel mundial, con el uso intensivo de técnicas de guerra sicológica y de propaganda negra, siempre con la acusación a Irán de haber iniciado los procesos para producir bombas atómicas y comenzar una carrera armamentista nuclear, a más de fabricar o poseer otras armas de destrucción masiva.

Al mismo tiempo es risible e ilógica la posición de Bush al tratar de justificar la instalación del sistema antimisiles en Europa al afirmar que es para protegerla de los misiles iraníes. ¿Hay algo más torpe y más absurdo, si todo el mundo conoce que Irán no tiene misiles, ni cohetes de largo alcance y no los tendrá en muchísimos años?

Por si esto fuera poco, Bush y sus voceros insisten en que Irán apoya al terrorismo internacional, a los talibanes de Afganistán -cuando todos saben que el Gobierno de Irán no tiene ninguna simpatía por los talibanes- y a la resistencia iraquí que cada día se muestra más poderosa y heroica para enfrentar a los invasores estadounidenses.

Los Estados Unidos de Bush y sus halcones son una creciente amenaza para la humanidad.

Las intenciones guerreristas son claras ya que existen planes ciertos, detallados y precisos elaborados por el Pentágono, para invadir militarmente a Irán, inclusive, con cálculos sobre costos económicos y posibles bajas de tropas yanquis. Esos planes, con acciones clandestinas de la CIA, se han «filtrado» a diversas agencias internacionales de información que, con grandes despliegues, deducen consecuencias funestas para el país árabe, por su constante negativa a obedecer los dictados del imperio, y que con pleno ejercicio de su soberanía desarrolla la energía nuclear con fines pacíficos.

Washington y sus corifeos hablan del desacato de Irán a las resoluciones de las Naciones Unidas y de la imposición continua de sanciones.¿Por qué nunca dice nada de los desacatos de Israel a las resoluciones de las Naciones Unidas?

La hostil política fundamentada en continuas e impertinentes amenazas de la Casa Blanca hacia Irán, conducen a que el Gobierno de este país radicalice su política exterior y que se haya visto forzado a definir y ejecutar variadas medidas tendentes a fortalecer su potencial defensivo mediante la adquisición de modernos y poderos equipos bélicos que incluyen misiles y cohetes tierra-tierra, tierra-aire y aire-aire, de última generación.

En respuesta a la política bélica del imperio, Irán, por primera vez en su historia, en el pasado mes de abril, realizó maniobras militares de inmenso volumen, tamaño y extensión a las que incorporó cantidades sin precedentes de bien equipadas divisiones de la fuerza terrestre, naval, aérea, coheteril y otros armamentos disuasivos que, sin duda, fue una respuesta militar única, a las constantes amenazas de Washington.

Ante esta situación, el gobierno de Bush y sus guerreristas incrementan sus campañas mediáticas y sus planes bélicos y muestran al mundo a un Irán fanatizado, enemigo de la paz y como un «peligro para la humanidad» si accede al arma atómica, y con toda su soberbia y prepotencia imperial amenaza con «castigar» a Irán que se muestra irreductible.

¿Quién le otorgó el derecho a Estados Unidos para convertirse en hegemónico «castigador» si alguien osa contradecir los intereses y dictados imperiales? ¿Quién le confirió a Estados Unidos el rol de gendarme universal?

Intelectuales y analistas latinoamericanos de innegable prestigio como el Premio Nobel de la Paz, Adolfo Pérez Esquivel, el poeta y analista Juan Gelman, el cubano Jorge Gómez Barata, el poeta ecuatoriano Jorge Enrique Adoum y muchas organizaciones de derechos humanos y ONGs, advierten ya de la posibilidad cierta de una agresión militar de Estados Unidos en contra de Irán, que sería una nueva etapa en la «guerra santa» que ha declarado Estados Unidos contra el «terrorismo global» y contra los países denominados «Eje del mal».

Pages: 12

Loading. Please wait...

Fotos popular