Pravda.ru

Mundo

Estupidez Ianqui contra Colômbia e Equador

15.10.2007
 
Pages: 12345
Estupidez Ianqui contra Colômbia e Equador

NECEDAD YANQUI CONTRA COLOMBIA Y ECUADOR
Tribunal Dignidad, Soberanía y Paz Contra la Guerra *

11 de octubre de 2007

Estados Unidos es en el mayor consumidor de drogas ilícitas, estupefacientes y sicotrópicas. Se calcula que unos 60 millones de personas son adictas irrecuperables y que miles de seres humanos mueren por sobredosis, cada año, en la primera potencia mundial. Los ricos que son minoría son internados en clínicas y hospitales lujosos, los pobres e indigentes drogadictos, que son los más, son tratados como escoria o parias y acaban sus días en cloacas, calles, plazas, parques o estaciones de metro en las grandes ciudades. Estos últimos pueden ser afrodescendientes o de origen latino, asiático o europeo oriental, quienes sirven de carne de cañón en las guerras imperiales.

Por comercialización y consumo de drogas, algunos expertos en la materia sostienen que en Estados Unidos se lavan unos 150 billones de dólares al año. Ingresan cientos de toneladas de drogas como cocaína, heroína, opio, marihuana, hachis, que son “importadas” desde Medio Oriente, Asia y América del Sur, particularmente de Colombia, Perú y Bolivia.

La compañía Coca Cola “importa legalmente”, por año, desde Bolivia, alrededor de 800 toneladas de hoja de coca, pero Estados Unidos que siempre y en todo practica una doble moral, pretende acabar con los cultivos de coca que, milenariamente, son utilizados por los pueblos de la patria de Evo Morales.

Estados Unidos tiene las fronteras más vigiladas del mundo: satélites, medios electrónicos sofisticados, tecnologías de última generación capaces de captar la cantidad de aire que respira una persona, el calor de los seres humanos o el de los motores de vehículos de aire, mar y tierra, policías guardafronteras altamente entrenados hasta para matar y desaparecer migrantes, lanchas torpederas, aviones de combate, helicópteros artillados, lanchas guardacostas equipadas con tecnologías de punta y armas de elevada precisión, perros de extraordinarios olfatos para detectar drogas, todos los equipos tecnológicos, humanos y animales escudriñan y cuadriculan el espacio fronterizo. En otras palabras, ni una mosca puede ingresar a Estados Unidos sin ser detectada por policías y agentes de las DEA, FBI, CIA, SNA, y por la tropelía represiva del imperio. Entonces, ¿Cómo pueden entrar ilegal y clandestinamente miles de toneladas de drogas al año?

Es lógico sospechar que existen poderosas complicidades en los altos niveles de la administración y en todos los niveles de vigilancia fronteriza. Además, se ha probado con documentos y testimonios irrefutables que la CIA ha traficado con drogas estupefacientes y sicotrópicas para comercializarlas entre los ciudadanos consumidores ubicados en diferentes ciudades estadounidenses. ¿Con tantos controles, como es que la banca y los Business Men lavan y blanquean miles de millones de dólares?

Analistas y expertos de todo el mundo están de acuerdo en que el narcotráfico no es un problema de producción sino de consumo. Si Estados Unidos es el mayor consumidor de drogas del mundo, si en realidad se preocupara con algo de sinceridad de ese grave problema, debería invertir sus billones de dólares en reprimir el uso de drogas dentro de su territorio, encarcelar a las poderosas mafias narcotraficantes y no únicamente montar un show espectacular de captura y procesamiento jurídico de algunos narcos del Tercer Mundo como los colombianos que, impúdicamente, son extraditables por decisión del gobierno de Colombia, sirviente confeso de Bush.

Estados Unidos, si quisiera resolver el problema del narcotráfico, debería erradicar con el uso de gflifosato, generosamente esparcido en Colombia, dentro de su propio territorio, para destruir inmensas plantaciones de marihuana. O, si no le importara el multimillonario negocio del narcotráfico que le deja inmensos beneficios económicos, podría liderar una campaña mundial que difunda los males, perjuicios y daños a la salud que producen las drogas estupefacientes y sicotrópicas, o podría liderar una campaña mundial que permita reformar las legislaciones nacionales en todo el mundo, para legalizar la producción, comercialización, uso y consumo de esas drogas.

Si se las legalizaría se acabaría con las mafias ilegales y criminales y se permitiría que legalmente se enriquezcan los monopolios norteamericanos y del Primer Mundo y, tal vez, se deje en paz a los países productores y, lo que es más importante se acabaría con la podredumbre moral que provoca el narcotráfico y con todas las formas de corrupción en los diversos niveles de los Estados productores y consumidores, en la política interna, en las finanzas nacionales, en la banca y, fundamentalmente, se acabaría con los pretextos a los que recurre Estados Unidos para invadir militarmente a las naciones libres, independientes, soberanas y democráticas y no habría ya, el pretexto de absurdas injerencias violatorias del principio del derecho internacional de no intervención, de la ejecución de planes bélicos y militares como los Planes Colombia y Patriota, la apropiación de territorios en nuestras repúblicas para construir o utilizar bases militares como la de Manta en el Ecuador, y se libraría al mundo de las desestabilizadoras, inoportunas, criminales y terroristas presencias de agentes de los servicios de espionaje yanqui sean de la DEA , CIA, FBI o NSA.

Pages: 12345

Loading. Please wait...

Fotos popular