Pravda.ru

Mundo

Caso Posada Carriles: Entrevista com José Pertierra

15.04.2007
 
Pages: 12345

Cuba entrega documentación y espera, y espera y espera, a que el FBI actúe y capture a estos terroristas. Pero en vez de capturar a los terroristas, el FBI, a través de su director en Miami, Héctor Pesquera, arresta a los individuos que habían infiltrado a estas organizaciones. Es decir, el FBI en vez de utilizar la información que Cuba les entrega para arresta a los terroristas, utiliza esa información para investigar y averiguar quiénes eran los individuos que Cuba había utilizado para penetrar esas organizaciones.

Al enterarse de esto, arrestan a estos individuos, y les dan unas condenas que incluyen cuatro condenas perpetuas y muchísimos años de prisión.

Eso, sin un solo documento clasificado en su posesión, sin ninguna evidencia de que habían participado en ningún acto de violencia, mucho menos homicidio. Y los procesan en Miami, en un ambiente sumamente contaminado por el odio miamense en contra de Cuba. Es una ciudad donde el mismo gobierno norteamericano, en otros casos que han tenido, no han querido litigar en Miami, porque saben que si se trata de Cuba, no puede haber un juicio justo en Miami. Pero ahí es donde precisamente quieren llevar a estos cinco hombres valientes. Los procesan, y por supuesto, los condenan en Miami. Eso era casi preordenado. Pronto se dará cuenta de que esta es una injusticia que no debería ser tolerada. Que liberen a los Cinco, y que encausan a Posada y a los otros terroristas que viven libremente en Estados Unidos.

P: Usted estuvo en Venezuela recientemente. ¿Nos puede decir si hay actividad allá por el gobierno para reforzar la solicitud de extradición?

Venezuela le presentó en junio de 2005 a los Estados Unidos, dos volúmenes de casi 2,000 páginas de documentos en apoyo a la solicitud de extradición. Hay documentos más que suficientes para que Estados Unidos extradite a Posada o que lo procesen en Estados Unidos.

No hace falta presentarle más documentación al gobierno norteamericano, incluso documentos del propio gobierno norteamericano desclasificados y citados por la CIA. Están no solo en poder de los Estados Unidos, sino fácilmente disponibles en Internet. The Nacional Security Archives, una organización no gubernamental que pertenece a la Universidad de George Washington, ha publicado decenas de documentos desclasificados por el gobierno de los Estados Unidos muy elocuentes sobre las actividades terroristas de Luis Posada Carriles y su participación en la voladura del avión.

En Venezuela también existen otros documentos sobre el historial terrorista de Posada. Posada no empezó a ser terrorista el 6 de octubre del 1976, cuando voló el avión cubano. Posada ha sido terrorista desde que salió de Cuba. Hay un largo historial en los archivos de Venezuela. Hay documentación que muestran cómo Posada Carriles cuando era jefe de operaciones especiales de la DISIP, estaba encargado de operaciones antisubversivas en Venezuela. En Caracas solamente capturó una serie de individuos prominentes del movimiento social venezolano, a los cuales interrogó, torturó y mató. Ellos eran muy meticulosos en los registros de sus crímenes.

Quien lea Los caminos del guerrero, la autobiografía que publicó Posada, podrá constatar por sí mismo algunos de estos crímenes.

P: En junio 2005 cuando hubo la primera audiencia legal para Posada en El Paso, el abogado de Posada, Eduardo Soto, dijo que Posada había sido agente de la CIA hasta el medio de los 90. ¿Tiene un significado esta declaración?

R: No he visto evidencia alguna de que Posada haya renunciado a trabajar con la CIA.

La gente que colabora con la CIA no necesariamente son empleados de la CIA.

Trabajar con la CIA no es como trabajar en una fábrica, donde tú vas con tu tarjeta a las 8 de la mañana, la ponchas en la maquina, y cuando sales a las 5 de la tarde, la vuelves a introducir en la maquina para probar que trabajaste todo el día.

Hay trabajadores indudablemente que trabajan en Langley, trabajan diariamente, reciben su salario con cheques que llevan el rótulo de la CIA. Pero la mayoría de los individuos que trabajan con la CIA en forma incubierta no son empleados asalariados convencionales, sino que proveen información, o hacen operaciones que han sido dirigidas o inspiradas por la CIA. No creo que existe evidencia de que Posada haya renunciado de esas actividades.

Es más, si hablamos de 1976, por ejemplo, cuando la voladura del avión, Posada mandó a poner la bomba a su mano derecha, un venezolano llamado Hernán Ricardo que había sido su subordinado en la DISIP. Ricardo reclutó a un socio, Freddy Lugo, también venezolano. Estos dos fueron los autores materiales de la voladura. Cuando estos dos individuos fueron capturados en Trinidad, confesaron al jefe de la policía, Dennis Ramdwar, un comisionado de la policía: 1.) que son personas de la DISIP, y 2) que son de la CIA, que su entrenamiento en explosivos fue hecho por la CIA y que en la Agencia recibieron los entrenamientos para poner las bombas.

Pages: 12345

Fotos popular