Pravda.ru

Mundo

O Plano Bush e Direitos Laborais em Cuba – Ignorância ou Neo-Liberalismo?

05.11.2006
 
Pages: 1234567

Estas han tenido como elementos comunes los siguientes:

· La reducción de los niveles de prestaciones.

· Aumento de las exigencias (años de servicios y edad) para tener derecho a las prestaciones.

· Cambio del papel del Estado, pasando de una función de financiamiento del Sistema a la reglamentación de este

· Baja cobertura de los Sistemas.

· Dificultades para extenderlo ampliamente en el sector informal.

· Se mantiene una importante evasión fiscal.

· Una gran cantidad de trabajadores continúa sin recibir en tiempo y forma sus prestaciones.

· El contribuyente se encuentra en una situación de inseguridad, sabe lo que invierte, pero no lo que va a recibir.

· La existencia de trabajadores activos, como es el caso de los trabajadores agrícolas y del sector informal que no tienen posibilidades de acceder al sistema.

· La existencia de sectores privilegiados, como es el caso de los militares, que continúan al margen de las reformas.

En la región en esencia, disminuye la cobertura de la seguridad social.

Aproximadamente 5 de cada 10 nuevos asalariados tienen acceso a los servicios de seguridad social y únicamente 2 de cada 10 nuevos asalariados en el sector informal cuentan con esa cobertura. Más de la mitad de la población urbana mayor de 60 años no recibe ingresos por jubilación o pensiones, cifra mucho mayor en las zonas rurales que llega al 72 por ciento.

Por su parte, en Estados Unidos, que hace pocos días arribó a una población de 300 millones de habitantes, 45 millones de personas (15 %) no tienen seguridad de salud o protección en caso de enfermedades graves, más de 15 millones de personas trabajan a tiempo parcial, en labores de duración determinada y sin beneficios de seguridad social, 12 millones de pobres sufren hambre crónica y malnutrición, dos millones de personas no tienen domicilio y viven en la calle.

Hemos valorado algunos de los aspectos más significativos que en materia de relaciones laborales, sugiere el injerencista Plan Bush, las conclusiones a que hemos arribado sólo nos llevan al camino de su categórico rechazo, aún más, nos conducen a continuar en la senda del perfeccionamiento de nuestra legislación en un escenario y dentro de un sistema social respaldado por la amplia mayoría de la población, el que tenemos hace más de cuarenta años, no otro. Como toda legislación, la nuestra, necesita siempre perfeccionarse y se perfecciona, su perfeccionamiento contribuye a su vez al fortalecimiento de nuestro sistema social, éste es otro detalle que explica por que se quiere destruir lo alcanzado.

De tal modo, sólo hay un camino, el de continuar adelante con nuestra obra, en los proponentes del engendro analizado no hay ignorancia, hay ideas neoliberales, con nuestro quehacer diario al Plan Bush le auguramos una utilidad cierta e innegable y es aquella que sus decenas de páginas pueden brindar en el "restroom" de la oficina más cercana al lugar donde fue firmada.

*Miembro Junta Directiva Nacional de la UNJC. Vicepresidente de la Sociedad Cubana de Derecho Laboral y de Seguridad Social. Miembro del Buró de la Asociación Internacional de Juristas Demócratas.

Pages: 1234567

Fotos popular