Pravda.ru

Mundo

O Plano Bush e Direitos Laborais em Cuba – Ignorância ou Neo-Liberalismo?

05.11.2006
 
Pages: 1234567

O en este mismo orden de nuestro análisis, si una trabajadora queda en estado de gestación, a diferencia de otros lares como los valorados, se le garantiza su reincorporación laboral y una prestación económica hasta que el menor cumpla un año de edad. Son conocidos los ejemplos de mujeres que en otros países incluidos los Estados Unidos pierden su trabajo por quedar en estado de gestación. Allí este acto natural se constituye en una limitación o un obstáculo.

Sobre los trabajadores en la inversión extranjera en Cuba se han escrito variados artículos fuera del país, algunos con la marcada intención de afectar el proceso inversionista, por su importancia para nuestra economía.

Para este análisis permítanme invertir el orden de valoración, recordemos que el incremento de la inversión extranjera en América Latina ha sido fruto de la implantación de las políticas neoliberales, similares a las que se recomiendan al pueblo cubano, y ha estado caracterizada por la ausencia de normas regulatorias de las relaciones laborales, de tal modo que en las empresas con capital extranjero en muchos países de la región, por ley se prohíbe la formación de organizaciones sindicales y del ejercicio del derecho de negociación, las condiciones de trabajo son peores que las existentes en otros sectores, diferencia que se acrecienta en las empresas maquiladoras y en las enclavadas en zonas francas, donde la categoría de trabajador desciende casi hasta la definición de esclavos. En esencia, la inversión extranjera en la región ha sido ejemplo de sostenidas violaciones de los derechos laborales. Si éste es nuestro punto de comparación ya podemos iniciar también las conclusiones para este punto.

Regresando a nuestro país, de la inversión extranjera se ha especulado en instantes fuera de nuestro territorio.

Debemos recordar que el proceso de inversión extranjera se potencia a partir de la entrada en vigor de la Ley No.77 "De la Inversión Extranjera", en el año 1995, proceso necesario por causas ya explicadas. En primer lugar, es de observar, que la legislación para la inversión extranjera en general, no se acordó para transitar hacia la privatización de la economía, sino que son regulaciones para promover y propiciar las inversiones foráneas.

Contrariamente a como tratan de hacer ver los enemigos de la Revolución Cubana y contrariamente a como acontece en países de Latinoamérica, los trabajadores que laboran en la inversión extranjera tienen los mismos derechos que el resto de los trabajadores del país, se valora su idoneidad para ocupar un puesto de trabajo, para promover o capacitarse, reciben su salario y las prestaciones de seguridad social, pueden reclamar ante los órganos de solución de conflictos, las empresas deben cumplir las exigencias sobre las condiciones de trabajo y sobre la seguridad y salud laboral.

Por su parte, los partidarios de los cambios hacia el Capitalismo en Cuba han dirigido esencialmente su crítica en este punto en la existencia de una entidad empleadora, con la que el trabajador establece la relación laboral. A modo de recordatorio es de apreciar que se prescribe en la Ley que los cubanos y extranjeros residentes permanentes formalizarán su relación laboral mediante contrato de trabajo suscrito con una entidad empleadora. Éste fue uno de los puntos más analizados en los estudios previos a la aprobación de la Ley para la inversión extranjera, pues los antecedentes existentes en el país no brindaban todas las experiencias que un proceso incrementado de inversión extranjera podría reportar.

Por otra parte, las prácticas existentes en otros países apuntaban hacia las conocidas agencias privadas de colocación, que meramente gestionaban empleo, sin conocer los efectos de esa gestión, desentendiéndose de la fuerza de trabajo, con la que no mantenía relación alguna y sin considerar el cumplimiento de derechos fundamentales y de garantías esenciales en el proceso de trabajo.

Si precisamos las funciones de la entidad empleadora en el caso de la inversión extranjera en Cuba se puede considerar cuáles son los elementos que la distinguen y que reflejan la necesidad de su existencia como parte de las garantías para no afectar los derechos laborales, contrariamente a lo que desean hacer ver los enemigos de la Revolución:

i. La entidad empleadora mantiene en todo momento el vínculo laboral con el personal seleccionado y suministrado a la empresa, no se desentiende de él ni de sus problemáticas.

ii. Abona el salario en moneda nacional que por su trabajo le corresponde a cada trabajador. Mucho se ha especulado sobre el hecho de que la empleadora cobra a la empresa con capital extranjero un monto en divisas por la utilización de la fuerza de trabajo, mientras abona el salario en moneda nacional, y he aquí una diferencia originada en los principios de distribución social que desarrollan y comparten los trabajadores cubanos. Esta divisa recibida por la empleadora se utiliza para mejorar las condiciones de trabajo de los trabajadores que laboran en la empresa con capital extranjero, estos trabajadores además reciben una estimulación salarial en esa expresión monetaria y otra parte se redistribuye para servicios sociales, mediante mecanismos que también cumplen las empresas que no están insertadas en la inversión extranjera, de estos servicios sociales también disfruta el trabajador que labora en la inversión extranjera. Es un ejemplo de trato similar a los trabajadores laboren o no en la inversión extranjera.

iii. La empleadora le brinda el tratamiento de seguridad social que le corresponde al trabajador ante cualquier contingencia.

Pages: 1234567

Fotos popular