Pravda.ru

Mundo

O Plano Bush e Direitos Laborais em Cuba – Ignorância ou Neo-Liberalismo?

05.11.2006
 
Pages: 1234567

Según publicaciones de la Oficina Internacional del Trabajo, a pesar de un relativo crecimiento económico, y cierta y no significativa recuperación de los salarios en la región, la informalidad, que linda con labores de supervivencia y de marginación, sigue aumentando en la mayoría de los países (representa al 46.7% de los ocupados urbanos, 0.2 puntos porcentuales más que en 2002) y la cobertura de los sistemas de protección social entre los asalariados se mantiene estancada durante el período.

Por reformas constitucionales y legislativas el contrato de trabajo temporal se ha convertido en no pocos lugares en el contrato típico, lo que atenta contra la estabilidad en el empleo, contra los derechos laborales, afecta los salarios y los medios de protección social.

En cuanto al desempleo de hombres y mujeres se observa que el desempleo femenino continúa siendo más elevado que el de los hombres en 1.4 veces. Por edades, el desempleo de los jóvenes más que duplica el desempleo total de la población. Si bien el poder adquisitivo de los salarios mínimos experimentaron un aumento relativo aún los salarios todavía están en niveles parecidos a los de hace 20 años. Las condiciones de trabajo, la seguridad y salud laboral se han deprimido bajo el concepto de ahorro de los costos laborales, de modo más acentuado en las zonas francas y en las empresas maquiladoras.

Prosigue la privatización, con sus prácticas que niegan los derechos laborales y la tercerización del empleo. Entre 1990 y 2003, cerca de 9 de cada 10 nuevos ocupados trabajan en el sector privado y 9 de cada 10 nuevos ocupados lo hacen en el sector de servicios. El fenómeno de tercerización creció más entre los hombres, pero afecta fundamentalmente a las mujeres: el 85% del empleo femenino se concentra en el sector servicios.

El trabajo infantil, reflejo de políticas de segmentación social, expresa que hacia el año 2005, cerca de 20 millones de niños de 5 a 14 años económicamente activos en la región de América Latina y del Caribe.

Producto de los desequilibrios sociales incrementados en estos años, el total de pobres en América Latina creció de 135,9 millones en 1980 para cerca de 225 millones en 2005 (de 40,5% para 44% de la población).

Es de apreciar, igualmente, que la participación de los actores sociales en los procesos de trabajo se torna poco equitativa en los actuales escenarios, la acción de los trabajadores y de las organizaciones sindicales ha disminuido ante políticas impuestas esencialmente por empresas transanacionales.

Pero como no nos deben ser ajenos en este análisis otros posibles escenarios, es pertinente conocer cómo se cumple la política de empleo en el país donde se origina la propuesta que nos hacen.

En Estados Unidos, ha existido una significativa tendencia a la disminución de empleos en sectores tradicionales, como el manufacturero. Más de siete millones de personas están sin empleo; seis millones de personas tienen ocupaciones temporales. La tasa de desempleo de negros e hispanos es de, respectivamente, 10,4% y 7%, mientras que para los blancos es del 4,8%. Entre los jóvenes negros de 16 a 17 años, la desocupación es del 37,8%; mujeres y determinados grupos étnicos (negros e indígenas) latinoamericanos poseen tasas de desempleo más elevadas e ingresos inferiores al promedio de la sociedad.

En Estados Unidos y Canadá, para ofrecer otros elementos de valoración los salarios mínimos han continuado la tendencia a la baja iniciada en 1999, siendo más marcado entre los negros y latinos. En Canadá, el salario mínimo real tuvo caída del 7,1% en la comparación de 2003 con 2000, en Estados Unidos, el salario mínimo real tuvo reducción del 11,3% en la comparación de 2003 con 1998.

En Estados Unidos las formas de contratación laboral temporales se han incrementado, las labores de servicios la realizan esencialmente los hispanos.

Las realidades descritas reflejan no existe igualdad de oportunidades en los escenarios descritos, la realidad es tan precisa que no admite posición escéptica.

Si bien el ánimo no ha sido comparar, esta realidad nos obliga a sacar, como gusta repetir un conocido conductor de un espacio televisivo, nuestras propias conclusiones y me recuerdan un popular cantante, que enfatiza en aquello de que me quedo con todas estas cosas, las nuestras.

Otro detalle, y siempre la historia nos brinda lecciones, qué pasaría cuando como se reconoce en el propio "plan", aumentaran las tasas de desempleo o se produjeran restricciones en la economía que produjeran interrupciones en el proceso de trabajo, qué sería de los ahora denominados disponibles o interruptos, la historia nos dice que en escenarios de la región quedan desprotegidos, pierden su vínculo laboral y también la protección social, quedan a la deriva y algunos pasan al desprotegido y relegado sector informal. En nuestro caso, y si de historia sed trata sólo quería recordar las Resoluciones 6/94 y 2/95 del Ministro de Trabajo y Seguridad Social, que ante el incremento de trabajadores disponibles e interruptos en momentos de crisis económica, incrementada por el bloqueo de los propios Estados Unidos, tras la desaparición del campo socialista, perseguían la no desvinculación del trabajador y la manutención de ciertas formas de protección social, de tal modo que si bien existieron serias restricciones económicas se garantizó a los trabajadores primero la reubicación laboral o de no ser posible un subsidio según el tiempo de servicios, en esencia no quedaron desprotegidos.

Pages: 1234567

Fotos popular