Pravda.ru

Mundo

Mensagem das FARC EP ao povo colombiano

02.01.2009
 
Pages: 123
Mensagem das FARC EP ao povo colombiano

Saludo de las FARC EP al pueblo colombiano:

Culmina otro año vergonzoso para los colombianos caracterizado como nunca por una sucesión de crímenes, corrupción y gravísimos escándalos en las más altas esferas del poder. Un año que será recordado por la infame cadena de asesinatos, violencia y terror cometidos por la Fuerza Pública contra nuestro pueblo, lo que ratifica una verdad que hemos gritado ante el mundo entero desde hace más de 40 años: en Colombia hay un régimen de Terrorismo de Estado.

No obstante, este 2008 también será recordado como el año en que se fue descorriendo el velo del inmenso y engañoso fraude que han significado los 6 años del gobierno fascista encabezado por el dictador Álvaro Uribe Vélez. Porque fue un fraude su reelección alcanzada con engaños, sobornos, truculencias y traiciones; fue un fraude su promesa de acabar con el paramilitarismo, que, por el contrario, creció y mostró que sus tentáculos y ramificaciones llegaron a dominar no solo organismos de inteligencia como el DAS, sino que alcanzaron la propia casa de Nariño; fue un fraude su política de acabar con la corrupción y la politiquería pues no conoce la historia de Colombia administración más corrupta que la actual. Pasarán los años y este Congreso será recordado en la posteridad como un parlamento, (con honrosas excepciones de la oposición) plagado de delincuentes confesos, mafiosos, componederos y paramilitares con las manos tintas en sangre de compatriotas.

Fue un fraude su política anti drogas, pues en estos años aumentó la producción de cocaína y se develó con meridiana claridad que los paramilitares son una mafia del narcotráfico nunca combatida por las Fuerzas Militares, que contaron y cuentan con la protección oficial y que en nefanda alianza asesinaron sin compasión a millares de inocentes en campos y poblados.

Fue un fraude su proclamada victoria contra la insurgencia. Las abultadas cifras de muertos engañosamente presentadas a la opinión como pruebas de los pretendidos triunfos contra la guerrilla alcanzados por sus falsos "héroes," devinieron de la horrenda masacre de miles de humildes compatriotas, asesinados en un festín de muerte, llegando al extremo de legalizar cadáveres y crear carteles para cobrar recompensas por ellos, o, en su degradación moral, utilizarlos para obtener un permiso o una licencia de vacaciones.

Tras la hipócrita denominación de "falsos positivos" lo que se esconde no es más que un nauseabundo y espantoso crimen de lesa humanidad contra los colombianos que apenas da una idea de la honda dimensión de un genocidio ejecutado sistemáticamente durante décadas por la Fuerza Pública contra nuestro pueblo y que reclama no destituciones compensadas con embajadas, sino condenas penales ejemplarizantes.

Proponer, como lo hizo Uribe, que en las unidades militares se reciban las denuncias sobre violación de los DD. HH. es como si Hitler le hubiera pedido a las SS que recibieran las quejas de los abusos cometidos por la Gestapo.

Esta engañosa salida no es más que otra estafa al dolor de miles de colombianos que claman por conocer la verdad sobre la suerte corrida por sus familiares asesinados a manos de las fuerzas militares del régimen. Lo que el gobierno pretende es eludir la cuestión fundamental de todo este drama y no responder qué pasó realmente con el asesinato de miles de nuestros compatriotas, ni por qué fueron retirados 27 altos mandos militares incluidos varios Generales a tiempo que otros renunciaron incluyendo al comandante del ejército.

El qué, el cómo, el cuándo y el por qué de toda esta tragedia, son preguntas que aún están sin respuesta.

No puede ser casual ni coyuntural una crisis que se repite cíclicamente y por años. Estamos ante la evidencia de un hecho denunciado y negado mil veces. Escándalos que se tapan con otros escándalos producto de crímenes y de masacres. Mapiripán, La Rochela, el Aro, San José de Apartadó, Urabá, El Naya, Jamundí, Guaitarilla, Cajamarca son nombres ligados ya por la memoria colectiva a otras tantas tragedias y a los nombres de Generales como Rito Alejo del Río, Uscátegui, Manosalva, Montoya, Yanine, Iván Ramírez, Bedoya Pizarro, Mora Rangel, Ospina y al mismo presidente Uribe.

El velo de las mentiras se está corriendo y más temprano que tarde brillará la verdad plena, para bien de la patria.

Es la concepción mafiosa de la Seguridad Nacional y del Estado, la que está en entredicho. Es la legitimidad de unas fuerzas militares, que reclaman el monopolio de las armas de la República y se valen de ellas para mancillarlas y para asesinara su propio pueblo, lo que está en juego.

Es la propia legitimidad del Estado la que está cuestionada porque detrás de la mentirosa retórica de la mal llamada "Seguridad Democrática" lo que se esconde es la guerra sucia contra el pueblo: El Terrorismo del Estado.

Está comprobado que las fuerzas militares actuando conjuntamente con los paramilitares han desplazado a más de 4 millones de personas, desaparecido a más de 25 mil compatriotas lanzando sus cuerpos a los ríos convirtiendo a estos en cementerios sin tumbas, o en ocasiones arrojando vivas a sus víctimas a las fauces de cebados cocodrilos, como solían hacerlo en la hacienda de Miky Ramírez en Bolívar y en La Hacienda " Villa Sandra ",en Puerto Asís (Putumayo). En los últimos 5 años, han asesinado a más de1. 800 indígenas y 2. 570 sindicalistas.

Pages: 123

Loading. Please wait...

Fotos popular